Así es ‘Wonder’ de Alfred García: una gran obra audiovisual

Alfred García ha publicado por fin este viernes el videoclip de su segundo single, ‘Wonder’. Una semana después de lo esperado, ya podemos disfrutar de esta gran producción audiovisual con todo lujo de detalles y metáforas increíbles.

Marte en todo su esplendor

El videoclip comienza exactamente donde acabó ‘De La Tierra Hasta Marte’, su primer single, con la llegada de Alfred a Marte. Vestido de astronauta y recién aterrizado, el artista empieza a recorrer un espacio lleno de cráteres y tierra roja, aparentemente inhabitado y desértico. Y de repente, tras un giro de cámara aparece la primera imagen sorprendente del videoclip: un Alfred vestido con una túnica y crucificado bajo una maraña de fotógrafos y paparazzi que no paran de sacar fotografías. Como ya dijo el artista en los minutos previos al estreno del vídeo en el chat en directo de Youtube, se trata de una dura metáfora a los medios que solo basan su actividad en dañar la imagen de los artistas y «crucificarles» por todo aquello que hacen.

Esta crítica no es la única que aparece a lo largo de todo el videoclip, camufladas a través de metáforas en los diferentes fotogramas. Otra de las que más han llamado la atención es el momento en el que Alfred intenta cruzar una alfombra roja, pero que, a pesar de intentar avanzar, no puede. Otra gran referencia a lo que la fama hace con los artistas: te da la visibilidad y te abre el camino, pero luego no te deja continuar y te acaba derrumbando.

Referencias tras referencias

Toda la historia transcurre mientras estos sentimientos tan puros y desgarradores aparecen en escena. Además, los planos cenitales, primeros planos y el resto de detalles técnicos sirven de hilo conductor para este profundo trabajo audiovisual.

Una de las claves en las que se aprecian estos detalles y el dramatismo de la historia es en la escena en la que el propio Alfred, vestido de traje de chaqueta rojo y con su círculo de maquillaje distintivo en el ojo, quema su propio disco ‘1016’. Impactante es poco. El artista señaló la importancia de este plano, en el que señala que «el peor enemigo de mí mismo soy yo mismo; me aburre mi propia música, me canso de mi físico…». Una dura autocrítica que en el videoclip aparece con una referencia al fuego que todo quema. Una montaña de discos y vinilos ahogándose entre las llamas mientras el propio artista los mira consumiéndose.

Y llegó la salvadora galáctica

Y tras el fuego llega la calma. Sale el sol y encima de las montañas rojas aparece una princesa galáctica al más puro estilo Leia de Star Wars. En este caso, se tarta de Pavvla, la artista catalana con la que colabora en este tema. Gracias a su sencillez y voz cautivadora, hacen de esta músico una compañera perfecta para crear este dúo de pop más ambiental. Alfred, al intentar escapar del planeta, cae derrotado al suelo y es Pavvla el que le rescata y le guía hasta un coche espacial, que les llevará de vuelta al mundo caótico y engañoso en el que vivimos.

Curiosamente, en el «GPS» de este coche aparecen 3 ciudades a las que posiblemente se dirigirán. Madrid, Sevilla y Londres, 3 de las 4 ciudades que aparecen en forma de canción en ‘1016’. ¿Será uno de estos temas el tercer single que cierre la trilogía de videoclips? Existen muchas teorías entre sus fans pero que, desgraciadamente, tendremos que esperar hasta pasado el verano para descubrir cuál será.

Arte con sabor español

Todas las imágenes fueron grabadas  en las minas del Río Tinto en Huelva, un escenario increíble y perfecto para emplazar una historia en el planeta rojo. Además, con una calidad de 5K en la grabación, se pueden apreciar hasta los mínimos detalles. Diferentes planos para dar más ritmo y unos encuadres trabajados consiguen que te sumerjas en el mundo interior del artista. Una preparación y puesta en escena organizada al milímetro hacen de este videoclip uno de los mejores y más cuidados de los últimos años. Un trabajo bien podría haber sido realizado por los grandes productores americanos.

5.0
08

Melómana compulsiva y en proceso de ser periodista. Madrid es mi ciudad natal, pero actualmente vivo en Terrassa mientras estudio en la Universitat Autònoma de Barcelona. Mi afición favorita es descubrir nueva música, recomendársela a mis amigos y no parar hasta que se la sepan de memoria. El resto del tiempo juego al waterpolo y veo series en Netflix.

Elia Montoya

Melómana compulsiva y en proceso de ser periodista. Madrid es mi ciudad natal, pero actualmente vivo en Terrassa mientras estudio en la Universitat Autònoma de Barcelona. Mi afición favorita es descubrir nueva música, recomendársela a mis amigos y no parar hasta que se la sepan de memoria. El resto del tiempo juego al waterpolo y veo series en Netflix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies