Festival Gigante: no des nunca el estirón

La llegada al festival Gigante

Lo primero que te llama la atención al llegar al Festival Gigante son los alrededores. Ubicado en una zona residencial, encontrar aparcamiento si te acercas en coche es relativamente sencillo y el camino al recinto lo harás entre abuelos y niños disfrutando de las terrazas del Paseo de San Roque.

Lejos quedan ya los macrobotellones, la playa y el calor sofocante. Esto es Guadalajara.

‘Los Indies’ cada vez tenemos mas responsabilidades, básicamente porque el paso del tiempo no perdona y desde que Love of Lesbian sacó 1999 han pasado ya 8 años, por lo tanto no es raro que si conociste a tu pareja en el FIB de aquel año igual ahora tengas una criatura que ronde los 3 o 4 años.

También puede ser que hayas disfrutado de media docena de festivales este año, tengas el bolsillo temblando pero aún así sientas que no puedes perderte un festival a media hora de casa y por menos de 30€. Quizás porque te falta en la lista haber visto a León Benavente porque coincidía con alguien, o porque eres adicto a ver a Love of Lesbian y siempre quieres más.

Para vosotros está pensado el Gigante , la entrada es barata, la bebida también y lo mejor, tienen un recinto donde dejar a los pequeños fruto de vuestro amor y un camping gratuito muy bien comunicado con el recinto de conciertos. Y ahora que está todo bajo control vamos a disfrutar de los conciertos.

Los conciertos del viernes

En una portería de lo que es un campo de futbol el escenario principal, en la portería contraria el otro. Si te conformas con ver los conciertos desde cierta distancia no tendrás ni que andar. Todo un lujo.

Los primeros conciertos son éxitos asegurados, Julian Maeso (ex Sunday Drivers) pone la nota de soul, funk y sonido mas setentero, Los Coronas vuelven a bordar, una vez más, ese espectáculo que saben hacer mejor que nadie, con el sonido característico de ellos, Depedro y su banda se crecen en directo y Los Niños Mutantes, con el atardecer, hacen un tremendo repaso de su amplia discografía.

Con la noche ya entrada y tras varias colas en las barras (quizás la única nota discordante del Festival Gigante) empezará el concierto del que sin dudas es el cabeza de cartel del viernes, Love of Lesbian.

Love of Lesbian tienen suficientes kilómetros bajo sus pies como para saber medir los tempos y las fuerzas. Con parte de la cabeza en la noche de autobús que les quedaba por delante y el bolo del día siguiente en la otra punta del país (Miranda de Ebro), dieron un espectáculo capaz de hacer sentir y vibrar a partes iguales. Con un repertorio que se saben de memoria y donde no faltan los momentos emocionantes en los que acordarse de los terribles sucesos de Barcelona y los críticos donde dejar un recado a la clase política que nos gobierna.

Love of Lesbian Festival Gigante

Tras Planeador y ganas de más y más Love of Lesbian empezó Fuel Fandango. Nita es todo poder encima del escenario, lo llena con su ‘arte’ flamenca y fuerza. Estéticamente son una maravilla, su música capaz de hacerte entrar en calor a base de bailes y saltos, además, la sorpresa del día, el dueto con Jairo Zavala (Depedro) que les acompañó para tocar el tema La Primavera.

Depedro y Fuel Fandango en el Festival Gigante

Para finalizar la jornada vinieron el divertido directo de Alex O’doherty y las tablas de Shinova. Los primeros dieron un show de luz, color, disfraces y pirotecnia, los segundos pusieron un broche de oro a la noche, con un concierto emocionante donde repasaron los éxitos de su último disco Volver.

Y volveríamos, al día siguiente.

La jornada del sábado

Al llegar el sábado mientras era de día quedó mas presente la sensación de que el Festival Gigante era un festival muy adecuado para padres y niños. Por el verde correteaban pequeños allá donde mirabas, matrimonios y amigos sentados en el césped disfrutaban tranquilamente del directo de Lichis, esperando al que sería el concierto del festival, León Benavente.

Niños en el Festival Gigante

Y es que León Benavente se está ganando a base de fuerza y garra un puesto en lo más alto de los directos del Indie nacional. Salen al escenario y no se dejan nada, lo dan todo. Desde los primeros acordes de Tipo D y dispuestos a reventar varias baquetas por el camino hacen un repaso de su breve discografía y lo hacen como auténticos leones. Abraham Boba es un demonio y el público lo agradece, se salta, se grita y se anima con los éxitos más movidos como Ánimo Valiente o La Ribera pero acompaña igualmente ensimismados con lo que puede ser un lento al estilo León Benavente, como Habitación 615, y el éxtasis final con Ser Brigada.

León Benavente en Festival Gigante

¿Ahora qué? Un respiro y una cerveza, por favor.

El respiro lo puso Coque Malla, con un concierto sobrio de rock con el que dio por finalizada su gira “El último hombre en la Tierra” donde el público coreó entregado el famoso No puedo vivir sin ti. Tras esta despedida de gira también aprovecharon los estadounidenses Nada Surf el Gigante para despedirse de los escenarios en este año.

Tras dar una vuelta por la zona de restauración y visitar el pequeño escenario donde los grupos emergentes daban salida a su talento tocó ir al concierto de despedida, el grandísimo Iván Ferreiro.

Copa de vino en mano entró el dormilón para dar una lección de lo que es la música en directo. Con una banda enorme a sus espaldas Iván Ferreiro demostró talento por los cuatro costados, además el público veterano del Gigante agradeció la música del ex-pirata. El Indie Español ha crecido con él y el grueso del público del Festival Gigante también. Turnedo nos lo recordó, como final de fiesta, que año tras año somos capaces de sonar más fuerte, solo tenemos que quedarnos y aguantar.

Iván Ferreiro en el Festival Gigante

El viaje de vuelta tras el Festival Gigante

En lo musical el Festival Gigante nos ha dejado grandes momentos y otros no tantos, sin embargo es la esencia del Gigante lo que lo hace enorme. El huir de las grandes masas, dejar a tu pequeño controlado y disfrutar de la buena música. Volver a casa tarareando Años 80 y sonriendo y agitando la cabeza acordando del subidón con Tipo D, todo por un precio comedido y a 40 minutos de la Cibeles lo hace el festival perfecto tanto si ya estás en esa edad en la que en tus veranos había dos festivales como si lo que necesitas es relajarte tras haberte atado todas las pulseras habidas y por haber del panorama festivalero nacional.

Por favor Gigante, no crezcas nunca.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this page

Diego González Llamas

Corro, nunca me enseñaron a andar, soy un soñador entre los locos y un pequeño desastre animal.

📸 Fotografía y conciertos. #TambienFotografioMusica
@diegogllamas

Diego González Llamas

Diego González Llamas

Corro, nunca me enseñaron a andar, soy un soñador entre los locos y un pequeño desastre animal.

📸 Fotografía y conciertos. #TambienFotografioMusica
@diegogllamas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies